Deutsche Français English

Mens sana in corpore Sano

Mens sana in corpore Sano
Es normal que cuando nos sometemos a una dieta y perdemos una cantidad considerable de peso, nuestro cuerpo sufra algunas modificaciones sobre todo en lo relacionado a la aparición de la flacidez

Mens sana in corpore Sano

08 Noviembre 2019

Es normal que cuando nos sometemos a una dieta y perdemos una cantidad considerable de peso, nuestro cuerpo sufra algunas modificaciones sobre todo en lo relacionado a la aparición de la flacidez. ¡Tranquila hay solución para esto!

Nos hemos dedicado a la tarea de mantener la salud y el buen estado físico, es por lo cual hoy te dejaremos 5 funcionales ejercicios para realizar en casa y combatir la flacidez. Estos son entrenamientos prácticos que puedes realizar en casa o al aire libre sin el uso de aparatos complicados, y lo mejor de todo es que no necesitas acudir al gimnasio para poner a tono tus músculos.

1.    Ejercicios para tonificar los brazos

Ideal para cuando nuestros brazos comienzas a tener las temidas alitas de pollo, con esta rutina lograras tonificar y fortalecer los mismos.

·       Toma una silla bien y sitúala en un lugar muy firme.

·       Siéntate al borde, coloca las manos en el asiento, ligeramente detrás de tus nalgas.

·       Coloca los pies firmemente en el suelo, y dobla ligeramente las rodillas.

·       Desciende con tu parte trasera al suelo y luego, usando la fuerza de tus brazos, vuelve a sentarte en el borde de la silla.

·       Tan pronto como estés familiarizada con el movimiento, subes y bajas.

·       Hazlo todos los días, y diles adiós a los brazos flácidos.

2.    Ejercicio de Flexión de rodillas en el suelo

Las flexiones son el ejercicio ideal para endurecer el pecho y los hombros. Así que puedes probar con esta versión en casa, solo tienes que colocar las rodillas en el suelo y las piernas cruzadas. Puedes emplear la respiración como combustible para subir y bajar.

3.    El mejor ejercicio para evitar la flacidez de las piernas… sentadillas

Las sentadillas son un excelente ejercicio para endurecer y reafirmar la parte inferior del cuerpo.                

·       Coloca los pies a lo ancho de las caderas, estando en posición vertical.

·       Puedes colocar tus manos en la cintura.

·       Comienza flexionando las rodillas, y te detienes cuando los muslos estén en una posición paralela con el piso.

·       La intensidad la puedes aumentar con el uso de pesas.

4.    Pesas para los brazos

Este ejercicio es uno de los más recomendados para combatir la flacidez en los brazos. Solo necesitas un par de pesas ligeras, si no tienes puedes usar botellas de agua de 500ml.  Ahora ubica los brazos a los lados del cuerpo y levanta las pesas hasta alcanzar un ángulo de 90 grados.  Puedes hacer esta acción por 10 repeticiones todos los días.

5.    La pequeña cobra.

Esta es una posición de yoga, que es de las más conocidas, pero aquí la proponemos en una versión simplificada, con los brazos doblados para no estresar a la espalda baja y dinámica. Es un excelente ejercicio contra los brazos flácidos y la zona del abdomen.

·       Lo primero que haremos es tumbarnos boca abajo sobre una esterilla

·       Es importante que nuestra cabeza este en posición recta mirando hacia adelante

·       Apoyaremos nuestros codos y pies en el suelo, tratando de que los hombros estén correctamente alineados con los codos.

·       Apretaremos fuertemente los músculos del tren inferior.

·       Comenzaremos a elevar lentamente nuestro cuerpo, empezando desde los hombros hasta las caderas. Solo dedos de los pies y antebrazos deberán estar en contacto con el piso o esterilla, trataremos en lo posible de no arquear nuestra espalda.

Recuerda que con el pasar del tiempo, una mala alimentación y la falta de ejercicios, es seguro que aparezca la flacidez en nuestro cuerpo, por lo que es importante que tomes acción de inmediato y comiences a trabajar en ella.

Necesario

Las cookies técnicas son estrictamente necesarias para que nuestra página web funcione y puedas navegar por la misma. Este tipo de cookies son las que, por ejemplo, nos permiten identificarte, darte acceso a determinadas partes restringidas de la página si fuese necesario, o recordar diferentes opciones o servicios ya seleccionados por ti, como tus preferencias de privacidad. Por ello, están activadas por defecto, no siendo necesaria tu autorización al respecto.

Estadística

Las cookies de análisis nos permiten estudiar la navegación de los usuarios de nuestra página web en general (por ejemplo, qué secciones de la página son las más visitadas, qué servicios se usan más y si funcionan correctamente, etc.). A partir de la información estadística sobre la navegación en nuestra página web, podemos mejorar tanto el propio funcionamiento de la página como los distintos servicios que ofrece. Por tanto, estas cookies no tienen una finalidad publicitaria, sino que únicamente sirven para que nuestra página web funcione mejor, adaptándose a nuestros usuarios en general. Activándolas contribuirás a dicha mejora continua.

Marketing

Las cookies de marketing se utilizan para rastrear a los visitantes en las páginas web. La intención es mostrar anuncios relevantes y atractivos para el usuario individual, y por lo tanto, más valiosos para los editores y terceros anunciantes.