Deutsche Français English

Vitamina C: ¿Cuál es la cantidad diaria recomendada?

Vitamina C: ¿Cuál es la cantidad diaria recomendada?
La vitamina C emerge como uno de los componentes más importantes que debemos tener en nuestro organismo con el fin de contar con una salud de hierro y evitar enfermedades desagradables.

Vitamina C: ¿Cuál es la cantidad diaria recomendada?

06 Septiembre 2019

La vitamina C emerge como uno de los componentes más importantes que debemos tener en nuestro organismo con el fin de contar con una salud de hierro y evitar enfermedades desagradables. La vitamina C es imprescindible para el correcto crecimiento y reparación de todos los tejidos que componen nuestro cuerpo; de hecho, es el actor protagonista a la hora de producir piel, tendones, ligamentos y vasos sanguíneos. Además, la vitamina C es esencial a la hora de sanar heridas y generar tejido para formar las cicatrices, así como también para mantener a punto nuestro sistema inmunitario, de manera que es capaz de protegernos frente a procesos víricos traducidos en resfriados y gripes.

Quizá todo esto ya lo sepamos, si no todo, sabemos que la vitamina C juega un papel increíblemente importante en nuestro organismo. Sin embargo, lo que puede que no esté tan claro, es cuánta vitamina C precisamos; es decir, qué dosis de esta vitamina es la recomendada para mantener las funciones vitales en perfecto control y funcionamiento. Sabemos que, por ejemplo, la naranja es una fruta rica en vitamina C; pues bien, ¿debemos comernos un saco de naranjas para notar los efectos beneficiosos del aporte de esta vitamina? ¿o con una pieza es suficiente? Bien, en el post de hoy vamos a analizar esta cuestión:

Para empezar, cualquier cosa en exceso produce efectos negativos a la larga; por tanto, todo en su justa medida y dentro de un equilibrio para no pecar ni por exceso, pero tampoco por defecto.

Un buen vaso de zumo de naranja recién exprimido (nada de concentrados) aporta un 100% de la dosis diaria recomendada de vitamina C; en otras palabras y para que te hagas una idea: un vaso de 250 ml de zumo genera 135 mg de vitamina C. Así, junto con las ventajas que enumerábamos en líneas precedentes acerca de la protección inmunitaria, entre otras, el zumo de naranja actúa, además, como un potente antioxidante al tiempo que limpia nuestras arterias y nuestras venas e impide el ataque de los temidos radicales libres.


Carencia o exceso de vitamina C: Consecuencias

 

No tomar suficiente vitamina C a lo largo de varias semanas puede provocar síntomas como cansancio, pequeñas manchas de tono rojizo o violáceo en la piel, encías inflamadas, mala cicatrización de las heridas y dolor en las articulaciones.

Por otro lado, un exceso de esta vitamina también puede generar efectos adversos en nuestra salud; si bien es cierto que un exceso de la presencia de la vitamina C en nuestro organismo se deshecha a través de la orina, de forma que no se almacena en nuestro interior, un consumo que exceda los dos o tres gramos diarios puede producir molestias en el área digestiva y la formación de cálculos en el riñón, entre otras molestias.

Lo más recomendable es evitar en la medida de lo posible el consumo de cualquier tipo de suplementos que incorporen la vitamina C ya que es muy sencillo y mucho más natural y saludable cubrir la dosis diaria recomendada a través de los alimentos.