Deutsche Français English

RECETA: Leche merengada (granizada o no)

RECETA: Leche merengada (granizada o no)
Hoy te traemos una exquisita receta tradicional que hará las delicias de todos ahora que el verano se ha instalado del todo en nuestros hogares.

RECETA: Leche merengada (granizada o no)

12 Julio 2019

Hoy te traemos una exquisita receta tradicional que hará las delicias de todos ahora que el verano se ha instalado del todo en nuestros hogares. Se trata de preparar leche merengada, cuyo sabor a leche fresca nos recordará ligeramente al arroz con leche, todo ello a modo de bebida, y lo podemos hacer granizado o no, dependiendo de cómo prefiramos servirlo o cómo nos guste más.

Una nota curiosa de esta receta: la leche merengada recibe su nombre porque incorpora un merengue que se mezcla con la leche y que da como resultado esa textura esponjosa tan propia de esta popular bebida.

Así pues, aquí os dejamos todo lo que necesitáis saber para preparar esta estupenda receta de leche merengada, ideal para disfrutar los días de mayor calor:

Receta: Leche Merengada (Granizada o no)

Tiempo de preparación: 20 Minutos (más reposo en congelador o nevera)

Dificultad: Fácil

Ingredientes para 4 personas:

·         400 ml de leche entera.

·         1 rama de canela.

·         La piel de 1 limón (cuanta menos parte blanca lleve, mejor).

·         30 gr de azúcar.

·         Canela molida para decorar.

Para preparar el merengue:

·         2 claras de huevo.

·         20 gr de azúcar glas (unas 2 cucharadas soperas).

·         Una pizca de sal.

Preparación:

1.       Prepara un cazo con leche, la rama de canela, la piel del limón y el azúcar y ponlo todo a fuego medio.

2.       En cuanto empiece a hervir, ten cuidado y retira el cazo del fuego y tapa la olla. Tras apartarlo del fuego, deberás dejar la mezcla enfriándose y dejando que infusione durante los siguientes 30 minutos. El fin último que perseguimos al dejar la mezcla infusionar es que absorba todos los ingredientes cogiendo, así, el máximo sabor posible de todo lo que hemos ido añadiendo.

3.       Una vez fría, cuela la mezcla y mételo todo en un cuenco o recipiente tapado dentro del congelador si quieres que el resultado sea leche merengada granizada. Si ese no es tu objetivo, tan solo tendrás que introducirlo en la nevera. En el caso de que quieras granizado, es necesario que, cada dos horas, remuevas la mezcla con una cuchara; y, si observas que se ha congelado demasiado, tritúralo con la batidora de mano, realizando esto de manera periódica hasta que lo vayas a servir.

4.       En este punto comienza la elaboración del merengue: Introduce las claras en bol con un poquito de sal y bate toda la mezcla con tus manos hasta que salga espuma.

5.       Una vez lo hayas removido a mano, es hora de usar la batidora eléctrica; una vez que estés duras, añade azúcar glas y continúa batiendo hasta que observes que has conseguido un merengue firme; un truco, para saber si está verdaderamente duro y firme el merengue, dale la vuelta al bol con mucho cuidado, si ves que la mezcla se desliza, no sigas; el merengue estará listo cuando inclines el bol y la mezcla no se mueva.

6.       Por último, ve añadiendo la leche merengada lentamente al merengue y mézclalo todo con movimientos muy suaves y envolventes ayudándote con una lengua o espátula para cocinar hasta que observes que queda todo bien mezclado y esponjoso.

7.       ¡A servir y a disfrutar!