Deutsche Français English

Limón contra la superstición

Limón contra la superstición
Muchas leyendas, rituales e incluso supersticiones, tienen al limón como gran protagonista.

Limón contra la superstición

11 Octubre 2018

“Nas meigas non creo, pero haberlas hailas”, este dicho popular gallego, podría describir a la perfección, el mundo de las supersticiones.

Yo no creo, pero por si acaso...


La supersticiones populares, la brujería, el mundo esotérico tienen en el limón un elemento de culto, catalizador de las malas energías y potenciador de las buenas.


Echando un vistazo, sin profundizar demasiado, encontramos leyendas, tradiciones, rituales y todo un mundo de misterio, alrededor del cítrico.

Luis Suárez y Lionel Messi, usan como amuleto en partidos importantes, un limón, la última vez que pudimos verlo, fue en la remontada ante el PSG, que dio el pase a cuartos de final al Barca.


En Sudamérica, en países como Argentina y sobre todo Chile, el limón es considerado, muy poderoso para atraer todo lo bueno, todo aquello que deseas, bien económico o de otra índole.


Una de las historias de mayor arraigo es la que nos lleva a Chile, a principios de siglo XIX, la pobreza en la que sucumbierón las zonas rurales, hizo que muchas chicas jóvenes, llegarán hasta las ciudades para buscar un futuro mejor.


La mayoría de ellas, crédulas y supersticiosas, acababan trabajando en prostíbulos y para atraer a los clientes y con ello conseguir la prosperidad del negocio, usaban un limón.

En todos los establecimientos, estaba el “cerdito de limón”, con fósforos clavados en el limón, se hacían las patas, los ojos. Con la punta del cuchillo, se tallaban las orejas y se le abría la boca. Una vez acabado, se le introducía un cigarrillo, en el orificio de la boca y se encendía, si se consumía de una vez, era símbolo de que iba a ser un día bueno y rentable.


Aún a día de hoy podemos ver ese cerdito “chanchito” de limón en muchos negocios de todo tipo, bares, restaurantes, tiendas etc.

Todo parece indicar, que de esta historia tradicional, provenga qué las huchas, incluso hoy, tienen forma de cerdo.


En el mundo esotérico, también se le atribuyen grandes poderes, son muchos los rituales que encontramos y para distintas cosas.

Contra la envidia, principalmente en el ámbito de trabajo, recomiendan llevar 3 limones pequeños en el bolso, o tenerlos metidos en el escritorio.


Para aportar energía positiva a nuestra casa, parece que son varias las cosas que podemos hacer, pero todas con limón. Hervir agua de lluvia, con cáscaras de limón y con el líquido resultante, rociar la casa a diario. Otra de las prácticas más usuales, es poner en distintos rincones de nuestro hogar,limones verdes, al ponerse amarillos, cambiar por otros.


Colocar en un cesto o vasija de barro, sal, sobre ella colocar 9 limones, uno en el centro y el resto a su alrededor, poner sobre el frigorífico, es un atraedor de abundancia.


Si lo que queremos es conseguir el amor, tenemos que envolver un limón con un metro de lazo rojo, sujeto por alfileres, durante 9 noches clava 9 alfileres, la noche décima, guardalo bajo tu almohada y a la siguiente, entierra el limón en una tierra fértil, por ejemplo en una maceta.

Si lo que queremos es alejar a alguien, de nuestra vida, debemos partir el limón en dos, entre las dos mitades colocar una foto de la persona, con su nombre puesto por detrás y meter al congelador.


Los más supersticiosos, tienen bajo su cama rodajas de limón o trozos de limón con clavo, según la apariencia que vaya adquiriendo con el paso de los días, lo interpretan de una forma u otra.


Creer en estos rituales o no está, en cada persona, depende mucho del lugar en el que hayamos nacido, la cultura popular, la transmisión que nuestras familias hayan hecho de las tradiciones o pensamientos etc.

Más allá de misterios y leyendas, lo que no pasa desapercibido, es que de nuevo en distintos lugares y en distintos tiempos, al limón se le tiene como elemento prodigioso.



Brujos, curanderos, adivinos, hechiceros… Rendidos a los pies del limón.