Deutsche Français English

Paparajote: historia y receta

Paparajote: historia y receta
El paparajote es un claro exponente de las bondades culinarias de la Huerta Murciana.

Paparajote: historia y receta

30 Agosto 2018

Los orígenes de este dulce emblemático, de la huerta murciana, son casi tan antiguos como la llegada del limón a esta tierra.

Parece que fueron los árabes los que lo introdujeron, una versión perfectamente creíble, ya que puede asemejarse mucho a toda la tradición de su cocina y a algunos de sus dulces actuales.


Otra conjetura nos habla de los sefardíes, los judíos de origen árabe, que poblaron esta zona de la península y cuyas tradiciones, quedaron arraigadas en la región de Murcia en distintas manifestaciones, por supuesto también en su gastronomía.


Sea como fuere, el paparajote es sin duda un claro exponente de las bondades culinarias de la huerta. En 2016 aparecía por méritos propios entre las siete maravillas gastronómicas de España, compartiendo lista con la paella valenciana, la tortilla de patatas o el pulpo a la gallega entre otras.

El limón y la hoja de limonero, son el gran secreto, por eso no es fácil comer un buen paparajote fuera de la región, aunque la receta se haga tal cual, el aroma de la hoja recién cortada, la corteza del limón murciano hacen este postre una exquisitez difícil de imitar.


En las fiestas de primavera y la feria de Septiembre, se convierte en la estrella y comparte con el pastel de carne y la marinera el podium de la cocina típica de Murcia.

RECETA

Ingredientes:


ELABORACIÓN

En un recipiente, tipo bol, batimos los tres huevos, una vez que los tengamos con la textura deseada le agregamos una pizquita de sal, la ralladura del limón, el sobre de levadura y la leche y mezclamos.

Vamos añadiendo la harina, se va haciendo poco a poco, mientras seguimos con las varillas de cocina batiendo la mezcla, es importante este paso ya que nosotros veremos, según la vamos elaborando, qué cantidad admite.


La masa final no debe ser demasiado espesa, ni muy líquida, debe quedarnos consistente.

Cogemos una hoja de limonero, que previamente hemos lavado y secado, la introducimos en el bol y la bañamos en la masa.


En una sartén habremos puesto el aceite de oliva a calentar, una cantidad suficiente para freír, uno de los trucos usados por los amantes del paparajote, es poner un trozo de corteza de limón en ese aceite.


Vamos echando uno a uno los paparajotes a dicha sartén y ayudándonos de una rasera, con cuidado de no estropearlos, le damos la vuelta, hasta que queden dorados por los dos lados.


En un plato mezclamos el azúcar y la canela, es la parte final y va a ser el toque mágico de nuestro postre.


Cuando el paparajote está dorado lo ponemos sobre papel de cocina secante, con el fin de eliminar el aceite que sobra, espolvoreamos con la mezcla de azúcar y canela, por ambos lados.


Ya está listo para servir, los colocamos en una fuente amplia donde queden bien presentados, sin amontonar y decoramos con unas flores de azahar, darán un toque maravilloso y un aroma, que potenciará aún más el plato.

Algunas recetas añaden un poquito de anís a la masa, hay varias maneras distintas de hacerlos aunque sin duda esta es la más básica y tradicional.

La mistela, el vino dulce, el anís, el café de olla...suelen ser las bebidas que acompañan a este postre, que se puede tomar en cualquier época del año.


El paparajote se ha convertido en el embajador de Murcia y tiene como protagonista de su receta al gran baluarte, el limón.